Ya es obligatorio el Registro de Jornada ¿Estás preparad@?

Ayer 12 de mayo y después de dos meses de moratoria ha entrado en vigor la obligatoriedad del registro de jornada que establecía el Real Decreto Ley 8/2019, de 8 de marzo de medidas urgentes de protección social y de lucha contra la precariedad laboral en la jornada de Trabajo.

Este Real Decreto modifica, entre otros, el Artículo 34 del Estatuto de los Trabajadores y obliga a todas las empresas sin excepción, no importa su tamaño sector o volumen de facturación, a llevar un registro de entrada y salida de cada trabajador.

Este control de jornada hasta ahora era obligatorio para empresas con trabajadores a tiempo parcial y para el control de las horas extras, ahora esta obligatoriedad se extiende a todas las empresas.

 

¿En qué consiste el nuevo Real Decreto Ley?

 

La norma indica que el registro controlará la hora de inicio y finalización de la jornada laboral, el objetivo es conocer el tiempo efectivo de trabajo de cada trabajador. No se considerará válido para cumplir con el registro obligatorio el calendario laboral o un cuadrante horario.  La empresa deberá guardar el registro de la jornada hasta 4 años.

La norma no nos indica el procedimiento que deben seguir las empresas para realizar el control de la jornada. Pero se establece que para implementar el sistema es necesario el acuerdo con los representantes de los trabajadores mediante negociación colectiva o acuerdo de empresa.

Se puede implementar el registro de varias formas: a través de marcaje con tarjeta, con control por huella digital, a través de identificación a través de un software, etc.

Las empresas que no cumplan con esta obligación se exponen a una multa que puede ir de los 262 euros a los 6.250 euros a criterio de Inspección de Trabajo según el tamaño de la empresa y su volumen de facturación, entre otros factores.

Desde el Ministerio de Trabajo indican que son conscientes de las dificultades a la que se enfrentan las pequeñas y medianas empresas para implementar este registro, y aseguran que Inspección de Trabajo solo irá ‘contra’ las empresas en el caso de que haya indicios claros de incumplimiento o denuncias, como viene sucediendo en otros ámbitos.

 

No debemos perder de vista la regulación sobre Protección de Datos

 

Sea cual sea el método utilizado es importante que tengamos en cuenta que este método debe cumplir con los requerimientos de la normativa sobre Protección de Datos Personales, ya que si implementamos un sistema de registro que infrinja esta normativa podremos ser sancionados por la AEPD con sanciones muy superiores a los 6.250 euros.

Si nos decantamos por un control a través de huella dactilar, la huella es un dato biométrico. Los datos biométricos según el RGPD se consideran datos especialmente protegidos. Si utilizamos un lector de huellas para realizar el control de registro horario, deberemos asegurarnos que el sistema cumpla con los requerimientos exigidos por la AEPD.

Si optamos por un control a través de una aplicación móvil, debemos tener en cuenta que la monitorización sólo se de durante la jornada de trabajo para cumplir con el derecho a la intimidad y el derecho a la desconexión digital en el ámbito laboral que impone la LOPDGDD.

Desde Sáviat podemos asesorarte para que cumplas con la nueva obligación de registro de jornada sin perder de vista las obligaciones derivadas de la normativa de Protección de Datos. ¡Ponte en contacto con nosotros!